La historia de la Feria de Agosto, o simplemente como los malagueños decimos , la Feria de Málaga, es un acontecimiento festivo que tiene su origen en la conquista de Málaga por los Reyes Católicos el 19 de agosto de 1487, incorporándola a la Corona de Castilla.

El inicio de los festejos actuales se produjeron en Abril de 1491, en las Actas Capitulares por Acuerdo del Cabildo Municipal , el cual estableció celebrar una Feria anual el día de la Virgen Santa María de Agosto, para conmemorar la conquista de la ciudad. La celebración tuvo lugar el 15 de agosto de 1491 con una procesión y sería la primera referencia sobre la celebración de nuestras fiestas.

Acuerdo del Cabildo Municipal en abril de 1491 que dio origen a nuestra feria. Archivo Municipal de Málaga

Aunque habría que esperar al siguiente año para trasladar la celebración de la fiesta al día 19 de agosto, día de San Luis, «en que la ciudad se ganó a los moros». Ese año hubo una procesión y una pequeña corrida con cuatro toros.

Si deseas conocer como fue la conquista por los Reyes Católicos, te recomendamos una apasionante visita guiada a la Alcazaba donde conocerás todos los detalles de dicho hecho histórico, o nuestra visita guiada » Málaga Histórica» donde explicamos el origen de la Feria en su calle más emblemática, calle Marqués de Larios.

A finales del siglo XIX, las fiestas estuvieron vinculadas a la religión –Corpus Christie, Virgen del Carmen, de la Victoria–. Concretamente en 1884 se cambió al 16 de julio –Virgen del Carmen–; antes se había celebrado en junio, porque argumentaban que en dicho mes era la mayor afluencia de forasteros a los baños de mar.

Aunque sin duda, un momento clave en la historia de nuestra Feria fue el año 1887, al cumplirse el IV Centenario de la Conquista, cuando definitivamente se recuperarán unos festejos que, con mayor o menor regularidad, conmemoraron esta efeméride durante los siglos XVI, XVII y XVIII, resurgiendo así las fiestas en todo su esplendor hasta hoy día.

A partir de ahí, la conmemoración de la Conquista adquiere dos nuevas dimensiones: la ideológica, amparada en el movimiento historicista, y la económica, dirigida a lograr definitivamente una proyección turística para Málaga.

En resumen, la Feria de Agosto tiene su origen en la conquista de Málaga por los Reyes Católicos y, con sus alteraciones y variantes, se vienen conmemorando desde 1491 por orden expresa de los monarcas.